Signos de puntuación III (la coma)

Reacciones: 

Coma “,”

En general, y simplificando mucho, la coma se usa para incluir pausas dentro de la frase, aunque no necesariamente se hace pausa en todas las comas al leer ni tampoco todas las pausas que hagamos al hablar indican que haya una coma al escribir.
Sus principales usos son:

1.       Enumeraciones simples:

Pedro se acordó de coger el paraguas, la funda de la cámara, el impermeable y las botas.

2.       Aclaraciones, incisos, concreciones:

Ese, el vecino del tercero, es al que hay que temer.

Nunca pensó, naturalmente, en abandonar.

3.       Cuando se incluye un vocativo en la oración:

Mi perro, Canelo, es el más joven de la casa.

4.       Indicar una pausa cuando se altera el orden habitual de los elementos de la oración:

No es fácil entrar en mi casa sin llave / En mi casa, no es fácil entrar sin llave.

El perro andaba suelto por la finca / Por la finca, el perro andaba suelto.

5.       Explicaciones precedidas de “o sea”, “además”, “es decir”, “no obstante”, “esto es”, “sin embargo”… se pone coma antes y después de la expresión:


No volverá, es decir, que no lo esperes más.

Un error extendido es el de "transcribir", por decirlo de alguna manera, las frases según se pronuncian e insertar una coma en el lugar de la pausa que se hace en ocasiones entre el sujeto y el verbo, sobre todo cuando el primero es más complejo y no se limita a un sustantivo:

O El hombre de más estatura, tomó la palabra sin esperar la aprobación del moderador

La coma en la frase no es necesaria, aunque se pone (erróneamente) en ocasiones por la pequeña pausa que puede hacerse al hablar.

Signos de puntuación II (puntos suspensivos)

Reacciones: 
Sus usos principales son:

1.       Al final de una enumeración, indican que esta sigue, con un significado prácticamente idéntico a “etcétera” o “etc.”

Trajo toda la fruta que pudo: manzanas, peras, albaricoques

2.       Dejar incompleta una frase, normalmente porque se sobreentiende el resto:

Se enfadó porque le dijo que era un pedazo de hijo de

3.       Crear suspense, no dejando la frase incompleta, pero sí su continuación:

Sabía que lo que hubiera al otro lado de la puerta sería aún peor

4.       Expresar duda:


No sé si ir… Uhm… me lo pensaré… ¡De acuerdo! ¡Iré!

Sobre si la palabra que sigue a los puntos suspensivos comienza por mayúscula o no, bastaría con fijarse si separan dos frases independientes o no. Por ejemplo:

Te diría que no lo sé pero te estaría mintiendo.

Traje el equipo, el dinero, los planos Él no se molestó ni en preguntar si tenía que traer algo.

Por último, aunque parezca una obviedad, recordar que los tres puntos constituyen un solo signo de puntuación, por lo que no tiene sentido encadenar cuatro, cinco o más puntos; eso no le da más énfasis a la frase. De hecho, muchos programas y juegos de caracteres tienen su propio símbolo, considerándolo un único carácter. Por ejemplo, en HTML, tienen su propio código: &#8230

Signos de puntuación I (introducción y el punto)

Reacciones: 
En esta entrada, así como las siguientes, dedicadas al resto de signos de puntuación, se describirán muy brevemente y de forma condensada y esquemática los usos de los signos de puntuación.

Se trata de una pautas muy simples y básicas, dirigidas a dudas iniciales y fijar el concepto. Que nadie espera un alto nivel, pues existen incluso libros enteramente dedicados a la puntuación.

Antes de comenzar, dado que es una característica común, destacar que punto y final, punto y aparte, punto y seguido, coma, punto y coma, dos puntos, puntos suspensivos, cierre de exclamación y cierre de interrogación van a continuación de la última letra de la palabra anterior, sin espacios. Del mismo modo, en los que la línea continúa, se deja un espacio entre el signo de puntuación y la siguiente palabra.

Después de esta coma, hay un espacio. La coma va pegada a la última letra de la palabra, como en esta frase.

O Así no se escribe ,está mal colocada.


Punto y final “.”


Indica que el apartado, capítulo o la propia obra han terminado. No es necesario extenderse más ni ilustrar con ejemplos.


Punto y aparte “.”


El uso de los signos de puntuación no es estricto y se presta a variaciones según el estilo, el contexto o el tipo de obra o documento.  El caso del punto y aparte es una buena muestra de ello, pues, aunque se pueda definir su uso, suele estar sujeto a la interpretación o intención de quien está escribiendo.

Se usa el punto y aparte para indicar el final de un párrafo, terminando también la línea en la que estamos escribiendo.

Normalmente, se considerará el final del párrafo cuando vaya a cambiar la idea que se está expresando, cuando el texto se divide en unidades lógicas de cualquier tipo, cuando termina una entrada de diálogo o cuando creemos que el párrafo es demasiado extenso y, aunque no se trate de un cambio drástico que requiera el punto y aparte, consideremos que puede aburrir al lector o hacerle perder el interés por lo escrito (¿quién no ha dejado de leer una interminable entrada de un foro o un denso correo electrónico porque eran un solo párrafo de decenas de líneas, sin ningún punto y aparte?).

Una excepción es el uso de listas, en el que está permitido no terminar cada entrada en punto, por ejemplo:

Lista de artículos:     
  •  Patatas
  •  Huevos
  • Leche
  •  Etc.
La primera palabra del siguiente párrafo, después del punto y aparte, comienza siempre en mayúscula.


Punto y seguido “.”


Dentro de un mismo párrafo, se usará el punto y seguido cuando, sin cambiar la idea central o lo que se quiere expresar, cambiamos de enunciados. En este caso, también se dispone de cierta flexibilidad para adaptarlo a nuestro gusto, estilo o tipo de escrito.

Después del punto y seguido, la siguiente palabra comienza en mayúsculas.

Una excepción es la del uso de abreviaturas, en las que el punto se usa como parte de la palabra en sí, no teniendo que comenzar por mayúscula la siguiente palabra e incluso pudiendo llevar a continuación el signo de puntuación que corresponda:

Trajo lápices, folios, sacapuntas, etc., pero olvidó la carpeta.

Se busca experto en admon. de empresas. Razón calle Velázquez, 5 escalera izda., piso 2º C.

La editorial Mestas publica la guía "COMO ESCRIBIR CORRECTAMENTE"

Reacciones: 
Hace más de un año, los ya amigos de la editorial Mestas se pusieron en contacto conmigo para estudiar la viabilidad de llevar los consejos y trucos del blog a una guía en papel, ampliando las entradas digitales y completando con contenido que no aparece en la versión de mi blog.

El proyecto me pareció apasionante y, fruto de ello, la guía es ya un hecho: el libro, perteneciente a la colección de guías de divulgación Para todos los públicos, está disponible en Hispanoamérica y EEUU desde octubre de 2013 y en España desde comienzos del 2014.

La idea de publicar con una editorial de reconocido prestigio en el mundo de la divulgación y educación me sedujo desde el primer día, y el resultado nos ha satisfecho a todos: a la editorial y a mí mismo.

La esencia del blog, en cuanto a facilitar la tarea de escribir correctamente a un espectro muy amplio de población, se ha respetado al máximo y, además de incluir los trucos y normas del blog, se han ampliado, incluyendo un amplio glosario de términos y un apartado de palabras españolas con distinto significado según el país de origen.

El libro está a la venta en infinidad de librerías, online o no, aunque, por poner un link para España y otro para envíos internacionales, ahí van dos direcciones de Amazon

La guía en Amazon España

La guía en Amazon Internacional

Desde cualquier país de Latino-américa puedes buscar librerías locales, online y físicas, desde las que adquirir la guía.

Aprovecho para agradecer a los que os pasáis por mi blog la visibilidad que le habéis dado con vuestras visitas, que es lo que llevó a la editorial a ponerse en contacto conmigo. Parte de esta obra es vuestra: MUCHAS GRACIAS.

Desecho y deshecho

Reacciones: 
En más de una ocasión habremos dudado de cuándo la palabra deshecho / desecho lleva la "h" intercalada o no.

Ambas palabras son correctas; vienen, respectivamente, de los verbos desechar y deshacer.

La solución es más sencilla de lo que parece (siempre que nos atengamos a las definiciones más comunes de cada palabra):


  • Desecho es un nombre masculino. Así, lo utilizaremos como sustantivo: 
    • No sé dónde tirar tantos desechos
    • El desecho más común en los hogares españoles es el orgánico
  • Deshecho, sin embargo, salvo algunos usos poco frecuentes o ya desfasados, se refiere al participio del verbo deshacer, por lo que su uso es correcto en frases del tipo
    • Por fin ha deshecho el nudo
    • Llegó deshecho a casa
    • El ladrón se ha deshecho de las pruebas de forma chapucera
Hay que tener en cuenta, además, que, contrariamente a deshecho, desecho no es el participio de ningún verbo, pues el participio del verbo desechar es desechado.

La tilde en abreviaturas

Reacciones: 
Es una abreviatura el resultado de eliminar algunas letras de una palabra, por economía de espacio y como resultado de un convenio entre emisor y receptor. Se supone que la abreviatura se podrá identificar sin dificultad con la palabra original, ya que, en caso contrario, perdería su utilidad.
En lo que respecta al uso de la tilde, la norma es bien simple: se mantendrá si en la abreviatura se incluye la vocal que la tenía en la palabra original. Así, llevarán tilde, por ejemplo:
Pág. à Página
Núm. à Número
Admón.  à  Administración

Siglas y acrónimos

Reacciones: 
En un mundo como el actual, en el que las siglas son parte del lenguaje hablado y escrito (URL, FMI, UME, etc.), es conveniente saber que existen normas para su uso:

Una sigla es la palabra formada por las letras iniciales de una expresión o conjunto de palabras que tienen un significado propio cuando están juntas:
JPG à Joint Photographic Experts Group
URL à Uniform Resource Locator
TC à Tribunal Constitucional
IPC à Índice de Precios al Consumo
Las siglas irán siempre en mayúsculas y sin puntos. No pueden dividirse con guion para saltar de línea.
Tampoco hay que confundir las siglas con palabras reales, pertenecientes a otro idioma: por ejemplo, link.
En caso de necesitar género, será el de la primera palabra de la sigla:
La ONU
El IPC 
El plural se obtendrá del contexto de la frase y del resto de palabras que la formen (por ejemplo, del artículo que lo preceda), nunca añadiendo "s" ni "'s"al final:
Aquellas URL Las URLs Las URL's
Los ficheros JPG Los ficheros JPGs Los ficheros JPG's

El acrónimo es la palabra resultante de unir los elementos de dos varias palabras, en general, el principio de la primera y el final de la última:
Ofimática à (Ofi)cina infor(mática)
Sónar à So(und) n(avigation) a(nd) r(anging)
El acrónimo, a diferencia de las siglas, se escribe en minúsculas y llevará, si procede, tilde.
Cuando, por el uso continuado, un conjunto de siglas pasa a considerarse una palabra a todos los efectos, se considerará acrónimo:
Láser à Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation

En estos casos, sí se forma el plural como el de cualquier palabra: "las aplicaciones ofimáticas", "los láseres", etc.

No hay que confundir el uso de prefijos con acrónimos: “teletrabajo”,”automóvil”.

Latinismos de uso más fecuente

Reacciones: 


En ocasiones, no sabemos exactamente qué significan o los usamos incorrectamente.
Hay que señalar que el abuso de expresiones o palabras latinas literales pueden resultar demasiado pretencioso y dar una imagen opuesta a la que pretendemos.
Algunas se han aceptado tal cual vienen del latín y otras se han adaptado al español, aunque se siguen usando en su formato original. Muchas no las mencionaremos, pues son palabras perfectamente integradas y de uso cotidiano, como “agenda”, “extramuros” o “ultimátum”, y no merece la pena detenerse en ellas, pues hablamos de un idioma que procede del latín.
En todo caso, si vamos a usarlos, mejor hacerlo correctamente y conocer si existe la palabra en español.
Como norma general, se suelen poner en cursiva cuando se trata de la expresión latina y no existe o no está aceptada exactamente igual en español. Siguiendo esta regla, en la lista que aparece a continuación, los que no se presenten en cursiva será porque se escriben así y, si están en cursiva y entre paréntesis otra forma de escribirlos, esta última será su equivalencia aceptada en nuestro idioma.
El significado que aparece es el actual, no el original ni el literal de la expresión.
Los latinismos más usados son:
·         A fortiori: Con más motivo (en México, por la fuerza). “Si se alegró de verme, a fortiori cuando le di el regalo
·         A latere (a látere, adlátere): Persona, normalmente subordinada, que no se separa de su lado. En ocasiones, se usa con ironía. “Ahí llega el jefe con su adlátere”.
·         A posteriori: Con posterioridad, algo que se deja para después de lo que nos ocupa. Reflexión  conclusión que se logra cuando ya todo ha pasado y se tienen los argumentos o pruebas necesarios. “Es muy fácil explicar a posteriori lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial
·         A priori: Antes de algo, especulación, previo a lo que dará explicación al hecho o incluso al propio hecho. “A priori, no te veo preparado para este trabajo”.
·         Accessit (accésit): premio o recompensa inmediatamente inferior al principal. “El concurso consistía en un primer premio y dos accésit”.
·         Ad hoc: Especial para un fin, hecho a medida o a propósito para algo. “Tu libro no llevará la portada estándar; se merece una portada ad hoc”.
·         Alter ego (álter ego): Persona que puede sustituirnos completamente o en quien tenemos para ese fin confianza absoluta. Doble de uno mismo. Personaje de ficción cuando está basado en alguien sin que se trate de una biografía de ese alguien. “El personaje de Juan es el álter ego del autor”.
·         Ante meridiem (ante merídiem): Literalmente, antes del mediodía. “Nunca permite que se le moleste ante merídiem”.
·         Corpore insepulto (córpore insepulto): celebración o rito religioso, previo al enterramiento o cremación, con el cadáver expuesto y adecuadamente preparado. “A las 12 se celebrará la misa córpore insepulto “.
·         Curriculum (currículo): No hay que confundir con la siguiente palabra. Currículo es un plan de estudios, conjunto de estudios necesarios para desarrollar una disciplina. “Un profesor especial diseñó un completo y personalizado currículo para él”.
·         Curriculum vitae (currículum vítae): Relación de títulos, cursos, méritos o experiencia que califican a una persona, normalmente relativos a la vida laboral. “No le aceptaron en el trabajo porque descubrieron que había mentido al redactar su currículum vítae”.
·         De facto: De hecho. Que sucede sin atenerse a una norma o ley establecida. “Aunque no ha tomado posesión, por las decisiones que toma, ya es presidente de facto”.
·         De iure: Al contrario que “de facto”, significa apoyado en una ley, en situación legal. “Aunque hagamos lo que dice Juan, nuestro superior de iure es Felipe”.
·         Ex aequo: Cuando un premio es compartido por dos o más participantes en igualdad de condiciones y honores. “El jurado decidió otorgar el primer premio ex aequo a las dos obras más votadas”.
·         Ex abrupto / exabrupto: Este es un caso especial, pues no significa lo mismo separado que junto. “Ex abrupto” significa de improviso, mientras que un exabrupto es una salida de tono o gesto inconveniente o fuera de lugar. “Se presentó en casa ex abrupto”. “Le dije que no estaba dispuesto a tolerar sus exabruptos”.
·         Ex cathedra (ex cáthedra o ex cátedra): En tono magistral o académico, que no admite duda. “Pronunció su discurso serio, ex cátedra”. No hay que confundir con la expresión, locución verbal,  sentar cátedra” (por ejemplo “cuando se documenta habla sentando cátedra”).
·         Ex libris: Etiqueta, marca, o escritura en el reverso de los libros para identificar a qué persona, institución o biblioteca pertenece. “Era raro que en esa biblioteca dejasen más de un volumen sin su correspondiente ex libris
·         Ex professo (ex profeso): en especial para algo, con intención, con un propósito. “No fue casualidad, me llamó ex profeso para ver si estaba en casa”.
·         Ex voto (exvoto): Ofrenda relacionada con el milagro o beneficio logrado que se cuelga, a modo de agradecimiento, de un muro, normalmente destinado a tal fin. “La pared estaba llena de exvotos: piernas de cera, pequeñas figuras de bebés, muletas que ya no eran necesarias y hasta mechones de cabello”.
·         Fac totum (factótum): Persona de plena confianza en la que se delegan todos los trabajos. También aquel que se encarga de todas las labores de una casa o dependencia. “Me dijo muy serio que estaba harto de ser el factótum en casa”.
·         Honoris causa: Ya solo referido a un doctor o doctorado, es el reconocimiento a algún mérito especial. “Fue nombrado doctor honoris causa por la universidad en la que había estudiado”.
·         In extremis: En el último instante de una situación difícil o apurada. “Logró evitar la colisión in extremis”. Así mismo, puede significar final de la vida: “Me llamaron porque el Abuelo estaba in extremis”.
·         In pectore (in péctore): Una decisión que no ha sido comunicada aún. “Nadie lo supo hasta pasada una semana porque fue un nombramiento in péctore”.
·         In situ: En el mismo lugar. “Se dirigió a la escena del crimen para investigar in situ”.
·         In vitro: Elaborado o reproducido en el laboratorio. “Se había logrado reproducir la mutación del virus in vitro”.
·         Ipse dixit: En principio, no está aceptado en español. Se usa como sentencia, tras una frase, que viene a significar que habla una autoridad. También, con el mismo significado, un nombre seguido de “dixit”. “La situación mejorará; el Presidente dixit (o ipse dixit)”.
·         Ipso facto: Instantáneamente, muy rápido. “Si tienes problemas, llámame y llegaré ipso facto”.
·         Motu proprio: Por voluntad propia, sin coacción de ningún tipo. “Yo no le dije nada; ha venido motu proprio”.
·         Passim (pássim): Aunque muy en desuso, significa que ocurre constantemente, a cada paso, o algo que está indistintamente aquí o allá. “No hacían más que hablarme de él, como si hubiera estado pássim por toda la comarca”.
·         Per se: Por sí mismo o por sí solo. “Me dijo que el ser humano no es necesariamente bueno o malo per se”.
·         Post meridiem (post merídiem): Después del mediodía. “El desayuno nunca se sería post merídiem”.
·         Quid pro quo: Cambio justo. Dar algo equivalente a lo que se recibe. “Un matrimonio debe mantener un quid pro quo”.
·         Rara avis: Persona, cosa o situación extraordinaria, que no cumple las normas o cánones que la mayoría. “Ese perro tan difícil de adiestrar es un rara avis”.
·         Sine die (sine díe): sin una fecha establecida, indefinido. “Las garantías constitucionales se cancelaron sine díe”.
·         Sine qua non (condición sine qua non). Una condición indispensable para un fin o un efecto. “para aceptar el trabajo, considero la plaza de garaje una condición sine qua non”.
·         Statu quo: Situación de algo en un momento determinado. También, privilegios que se disfrutan en la actualidad o en una época a la que nos estamos refiriendo. “Hizo todo lo posible por que pudiésemos mantener el mismo statu quo que antes de la fusión de las dos empresas”.
·         Sub iudice (sub iúdice): En derecho, pendiente de resolución o sentencia. Sujeto a discusión u opinión. “No sabíamos cuál sería la pena porque el caso estaba sub iúdice”.
·         Sursum corda (sursuncorda): La  expresión latina significaba originariamente una reacción unánime y repentina (“arriba corazones”, relacionado con la liturgia católica). Sin embargo, con el tiempo ha derivado en “sursuncorda”, un personaje ficticio al que se atribuye autoridad y cierta sapiencia, y de ahí surgen expresiones como “No cambiaré de opinión ni aunque me lo pida el sursuncorda” o “Allí no se enteraba ni el sursuncorda”.
·         Vade retro: Expresión que se utiliza para rechazar o poner en fuga a algo o alguien. Famosa es la exclamación “¡Vade retro, Satanás!”
·         verbi gratia: Por ejemplo. “Hay faltas imperdonables, verbi gratia, no usar nunca la tilde”.
·         Versus: Aunque se trata de un anglicismo, procede directamente del latín. Significa enfrentamiento  (referido a batalla, lucha, deporte, etc.) a alguien o algo. “Siempre ha existido la pugna de Occidente versus Oriente; el Norte contra el Sur”.
·         Vox populi (vox pópuli): Conocido por todos. “Aunque la noticia no se hizo oficial hasta la noche, era vox pópuli desde mediodía”.
Como suele decirse, no están todos los que son, pero son todos los que están.

Sencilla regla para el LE/LA/LO

Reacciones: 
Confieso que el leísmo es uno de mis vicios, y quería escribir una entrada en el blog que diera algunas pautas sencillas para no caer en él.
Naturalmente, se pueden encontrar las reglas a aplicar tal y como son en lugares como la Wikilengua, pero quería, siguiendo el estilo de este blog, intentar reducirlo a una norma fácil de aprender y aplicar.

  • Como norma general, se utilizarán los pronombres personales átonos de complemento indirecto (le, les) cuando podamos formar la pregunta ¿qué...? con los elementos de la oración (ni dónde ni cuándo ni cómo ni por qué; únicamente el qué) en la frase. En caso contrario, se usarán los los pronombres personales átonos de complemento directo (lo, los, la, las). La mejor forma de entenderlo (como siempre) son los ejemplos:
LE vi la cabeza  -->¿qué le vi? La cabeza)
LO vi por la calle --> no tiene sentido la pregunta con "qué", sino que sería, en todo caso ¿dónde lo vi?

LA besé en los labios
LE besé los labios

No pude seguirLO porque era muy veloz
No pude seguirLE la pista

Como ya he indicado, la regla, tal y como es y se aplica, y las posibles excepciones pueden encontrarse de forma más académica y detallada en cualquier sitio dedicado a la ortografía y gramática española, pero me parecía interesante dar una pauta sencilla y que abarcase la mayoría de los casos.



Intentos de paracer más culto: preveer y cónyugue

Reacciones: 
Prever y proveer

No hay mucho que decir sobre ambos verbos. El motivo de la entrada es intentar aportar mi granito de arena para que el primero no se utilice erróneamente.
El fallo, que cada vez es más frecuente, consiste pronunciar "preveer", palabra que no existe en el idioma español, y que no es más que la equivocada idea de que estamos pronunciando correctamente. El motivo puede estar en la similitud con el verbo "proveer".
Para no confundirnos, basta con pensar en el origen de la palabra: el prefijo "pre" antepuesto al verbo "ver".

Cónyuge y Cónyugue

De entrada, antes de nada, decir que "cónyugue" es incorrecto; no existe. ¿Por qué muchas personas pronuncian así la palabra "cónyuge"? Es difícil contestar, aunque hay quienes opinan que la "ge" no suena del todo bien en este caso y se tiende a considerar (erróneamente) que o bien es "gue" o bien se puede pronunciar de las dos formas pero es más culta con "gue".

En todo caso, lo correcto (no lo más correcto, sino lo único correcto) es:

PREVER
CÓNYUGE

Cuidado al escribir "Ti"

Reacciones: 
A petición de un lector del blog (lástima, no dejó su nombre para agradecérselo), vamos a recordar que "Ti" no lleva tilde (en contra de lo que dicen algunos, se acepta "acento", refiriéndose a "acento gráfico").
El motivo de la confusión, que he visto tener a personas con un nivel alto de cultura y que escriben bien, es una especie de "prolongación" de la tilde de "Tú" cuando es utilizado como pronombre personal. No sé muy bien si se debe a su parecido, pero hay que tener cuidado porque "Ti" ("me acordé de ti", "te lo dedico a ti") no se escribe con tilde, aunque reconozco que, en ocasiones, hasta yo mismo he estado a punto de ponerlo sin que me llamase la atención.

¿"Sobretodo" o "sobre todo"?

Reacciones: 
No es un error grave, pero comienza a ser más frecuente cada día.

En primer lugar, señalar que los correctores ortográficos de los procesadores de textos, como el Word, o incluso de los navegadores, como el Firefox, desde el que escribo esta entrada, son muy útiles, pero que, en ocasiones, pueden provocar, si nos fiamos ciegamente de ellos, que cometamos alguna que otra falta de ortografía.

Consultemos en el diccionario de la R.A.E. la palabra "sobretodo":

1. m. Prenda de vestir ancha, larga y con mangas, en general más ligera que el gabán, que se lleva sobre el traje ordinario.
2.
m. Am. Abrigo o impermeable que se lleva sobre las demás prendas.

Ya está claro por qué el procesador de textos nos permite usar esa palabra y no da error: "sobretodo" existe, pero no tiene nada que ver con "sobre todo", que es lo que debe usarse cuando queremos expresar "principalmente" o "especialmente".

  • "Le regañó nada más llegar, sobre todo por haberle mentido"
  • "La noche era fría; se alegró de haber cogido el sobretodo"

Habemos

Reacciones: 

USOS INCORRECTOS:

  • En la lengua culta actual, la primera persona del plural del presente de indicativo del verbo haber es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos de la conjugación es hoy un vulgarismo propio del habla popular que debe evitarse en el habla culta; así, no debe decirse Marca de incorrección.Habemos visto a tu hermano, sino Hemos visto a tu hermano.

  • También debe evitarse en el habla culta el uso de habemos con el sentido de ‘somos o estamos’, puesto que el verbo haber, cuando se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, es impersonal y, como tal, se usa solo en tercera persona del singular: Hay pocos solteros en el pueblo; Había tres personas en la habitación. Por lo tanto, si quien habla desea incluirse en la referencia, no debe emplear el verbo haber en primera persona del plural, como se hace a veces en el habla popular, recurriendo, para el presente de indicativo, a la forma habemos: Marca de incorrección.Habemos pocos solteros en el pueblo, Marca de incorrección. Habemos tres personas en la habitación; debe decirse Somos pocos solteros en el pueblo, Estamos tres personas en la habitación.

USO CORRECTO:

  • Solo es admisible hoy en la lengua culta el uso de la forma habemos como primera persona del plural del presente de indicativo de la expresión coloquial habérselas con una persona o cosa (‘enfrentarse a ella o tratar con ella a la fuerza’): Ya sabéis con quién nos las habemos; Nos las habemos con un asesino despiadado.

Fuente R.A.E.

Ha habido / han habido

Reacciones: 
Cuando el verbo haber se emplea para denotar la mera presencia o existencia de personas o cosas, funciona como impersonal y, por lo tanto, se usa solamente en tercera persona del singular (que en el presente de indicativo adopta la forma especial hay: Hay muchos niños en el parque).

En estos casos, el elemento nominal que acompaña al verbo no es el sujeto (los verbos impersonales carecen de sujeto), sino el complemento directo. En consecuencia, es erróneo poner el verbo en plural cuando el elemento nominal se refiere a varias personas o cosas, ya que la concordancia del verbo la determina el sujeto, nunca el complemento directo.

Así, son INCORRECTAS oraciones como
  • Habían muchas personas en la sala.
  • Han habido algunas quejas.
  • Hubieron problemas para entrar al concierto.
Debiendo decirse:
  • Había muchas personas en la sala.
  • Ha habido algunas quejas.
  • Hubo problemas para entrar al concierto.
Fuente R.A.E.

Nombres femeninos que comienzan por "a"

Reacciones: 
Está claro que se utiliza el determinante "el" cuando se antepone a sustantivos como "alma", "arma", "aula", etc.

Sin embargo, a veces nos surge la pregunta de si esta regla se aplica a cualquier sustantivo que comience (fonéticamente) por la letra "a" y si abarca también a cualquier determinante que preceda a un sustantivo de este tipo.

Veamos, pues, a continuación, las restricciones y exclusiones a esta norma:

  • El sustantivo tiene que estar acentuado en la "a" por la que comienza (hablamos de acentuación, no de acento gráfico o tilde):

: alma, arma, ansia, aula, ánima...

NO: ansiedad, amapola, amatista, aurora

  • Solo se aplica a cuatro determinantes:

el: el alma

un: un alma

algún: algún alma

ningún: ningún alma

Por lo tanto, serían incorrectas frases del tipo: "no bebas de este agua"

  • Sólo se aplica al singular

Las almas descansaban en paz

Unas armas peligrosas

  • Únicamente se debe aplicar si el determinante y el sustantivo son contiguos:

La pobre alma del condenado

Una deteriorada aula

  • La regla es fonética, por lo que se aplica a sustantivos femeninos que comiencen por "ha":

Sintió un hambre desconocida hasta el momento

  • No se suele aplicar a sustantivos que pueden cambiar de género, principalmente los de reciente aceptación:

El público se indignó con la labor de la árbitra / El público se indignó con la labor del árbitro

  • Excepciones

- Nombres de mujer y topónimos: Ana, la Ana que yo esperaba, llegó sin novedad a la Ávila más bella de la Historia

- Nombres de letras: La a, la hache, la alfa

Lo cierto es que no es una regla con la que me sienta cómodo (demasiadas excepciones y restricciones). En todo caso, basta con aplicarla a los sustantivos con los que estamos más habituados (aula, área, arma, agua, ansia...) y tener claro que se aplica con el, un, algún y ningún.

Más sobre "habría" y "hubiera"

Reacciones: 
Aunque ya hay en este blog una entrada sobre este tema, he estado buscando por la red alguna forma más sencilla de asegurarnos de qué tiempo del verbo "haber" hemos de utilizar.

Un par de trucos, extraídos principalmente del blog El despilporrio:

Si no hubieras comido tanto no hubieras enfermado

Es incorrecto. Lo correcto sería:

Si no hubieras comido tanto no habrías enfermado

El autor del blog nos propone reflexionar sobre el significado (más bien la estructura conceptual) de la frase:

Si "esto", entonces "lo otro"

Es decir: la causa (hubiera o hubiese) frente a la consecuencia o efecto (habría)

Por último, para salir de dudas, propone, como hacía yo en la entrada de este blog, que probemos a sustituir:

Si no hubieras comido tanto no tuvieras que tomar antiácidos

Como es un cambio menos habitual, esto sí nos suena mal, y sabemos enseguida que la forma correcta es:

Si no hubieras comido tanto no tendrías que tomar antiácidos

Sobre la tilde en la palabra "solo"

Reacciones: 
Como bien sabéis mucho, hasta hace unos días, se diferenciaba (cuando hay posibilidad de ambigüedad en el significado de la frase) entre el adjetivo "solo" ("él estaba solo") y el adverbio "sólo" ("sólo quiso desayunar").

Discernir cuándo hay riesgo de que el significado de la frase sea ambiguo o de que pueda dar lugar a confusión obliga, en ocasiones, a repasar y darle varias vueltas, por lo que muchos, como yo mismo, somos de la opinión de aprovechar los "beneficios" de la tilde en el castellano y, directamente, usarla, del mismo modo que puede hacerse con "este" y "éste", "aquel" y "aquél", etc.

Únicamente, a modo de pataleo, porque la cosa ya parece decidida (desaparece la palabra "sólo"), proponer unas frases, bien construidas, para comprobar si realmente ha sido un acierto la decisión de la RAE (tan excesivamente lenta y anacrónica en otras ocasiones):
  • Estaré solo hasta el miércoles
  • Me gusta desayunar café solo
  • Era capaz de vencer solo; no tenía otra alternativa
  • Sé cocinar solo una tortilla de patata
... y dedicado a mi amigo Juan, ahí va otra frase confusa:
  • Ayer, tuve sexo solo durante casi 8 horas
Aunque, tal vez, pueda esgrimirse como argumento que el orden de las palabras que forman la frase ya da una pista sobre su significado, desde mi punto de vista ha sido un error...